El espejo

Mirar las faltas ajenas es mirarse en un espejo escondido (Alejandro Escudero)

Miro al espejo y me pregunto que os hizo rendir Camelot sin luchar. Me pregunto, que burdo engaño os conmino a vender el alma en una tienda de empeños.

¿ Por que entregar la dignidad ? ¿ Que oscura pretensión se disfraza de amor para secuestrar la voluntad ?

Miro al espejo, y os recuerdo, cubiertas con un velo. Un velo tejido de indefensión y vergüenza. Un velo teñido de frustración e impotencia. Jamás comprenderé que os llevo a cubrir tan bello rostro.

¿ Que hay dentro de vos que no merezca vuestro propio amor ? ¿ Que clase de miedo mora en vuestro interior, que os empuja a despreciar vuestra maravillosa esencia ?

Rebelaos. Levantaos. Volad. Despojaos de ese velo de ignorancia y reconoced vuestra identidad. ¡Miraos! con amor, en el espejo.

 

Anexo

Me niego a ser un titere más. Me niego a bailar al son de quienes me menosprecian y pretenden utilizarme.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s